"Me coge de la mano, me atrae hacia él y yo me dejo caer en sus brazos, mi lugar preferido en todo el mundo."

martes, 1 de mayo de 2018

Mi primer mes sin ti.

Cinco años sin escribir...

Mentiría si dijese que recordaba la existencia de este blogg. Parece que solo recurro a la escritura cuando las cosas van mal y hoy es uno de esos días. Hoy hace justo un mes que mi pareja decidió poner fin a nuestra relación tras 8 años de convivencia. Estaba experimentando un golpe de ansiedad cuando de repente se me ocurrió escribir, a ver si así me desahogaba y PUM, se me vino a la mente este blogg. 

He encendido el PC, he tecleado " cortesprofundos" y nada. No aparecía nada. En ese momento he sentido aún más ansiedad. He recordado viejas fotos con él, entradas acerca de él y he pensado " no puedes perder eso también". El agobio ha sido máximo...hasta que por fin he dado con él. Alivio.

Al abrirlo y ojearlo he sentido dolor, opresión en el pecho. Ha sido como revivir 8 años de golpe, sin anestesia. Por lo visto nuestras diferencias ya estaban presentes e instauradas por aquel entonces. Reclamos y más reclamos por mi parte. Insatisfacción, dudas pero también amor. Le he querido tanto, dios...

¿ Sabéis? siento que me falta algo, una parte, las ganas, la vida incluso. La gente parece haber olvidado que se siente cuando apenas sientes y cuando aquello que sientes es tan solo dolor. " No es para tanto" dicen, " no se ha muerto nadie", dicen...ha muerto algo, una relación. Puede que sea una pérdida simbólica, pero no deja de ser una pérdida. También hay gente que tras años y años de relación acaba perdiendo su identidad. Te sientes extraño, distanciado de ti mismo, desorientado y confuso. ¿ Dónde quedan tus planes, tus objetivos? Yo tenía planes, ¿sabéis? estaba dispuesta a sacrificarme por un futuro mejor. Había invertido parte de mi dinero en unos manuales nuevos, estaba dispuesta a sacrificar mi tiempo por estudiar. Y, ¿ sabéis qué? no me suponía ningún esfuerzo porque sabía que después de un día duro quizás le vería, cinco minutos, diez minutos o toda una noche.¡Qué más daba! le tenía a él y punto.

Ahora comprendo que este es el riesgo que se corre cuando otorgas a una sola persona el poder de dar sentido a tu mundo y esa persona no eres tú. Perdida, hundida, sin ganas...así me encuentro.

Siempre había pensado que si la relación por un casual terminase sería por mí. Y es que veréis, he puesto taaaaaaanto, tanto esfuerzo, ganas, he intentado comprenderle, dar sentido a cada una de sus rarezas incluso si con ello ganaba malestar. He desatendido algunas de mis necesidades por acoplarme, porque quería que funcionase, porque le quería. Que me olvidé de quererme a mi misma...

Estoy resentida, si. También dolida, enfadada, triste y conmocionada. Reconozco en mi cada una de las fases del duelo. Mi primera semana de soltera fue bastante buena ( básicamente negué cualquier indicio de ruptura, me senté a esperar que razonara, se diese cuenta de que estaba equivocado y viniese a pedirme volver. Eso nunca ocurrió). Después llegó la rabia, una tristeza superficial, pero sobre todo rabia, rabia y enfado. No podía creer que él hubiese echado por tierra nuestro proyecto de futuro por una crisis existencial suya. No podía aceptar como había podido ocultarme durante meses su malestar con respecto a la relación. Y pensareis, ¡Noelia, eso se nota! Claro que sabía que no se encontraba bien, él mismo me lo había confesado. Durante meses le había escuchado decir lo amargado, lo desconforme que estaba con su vida, con su trabajo. Durante esos mismos meses le pregunté varias veces que si me incluía dentro de ese saco y su respuesta siempre fue << no sé, no. No>> Sin embargo, notaba apatía, ausencia, falta de ganas. Y es que veréis, cuando una persona se encuentra mal consigo misma, no puede estar bien con las demás. Entonces, ¿cómo iba a querer hacer planes, disfrutar, si no tenía apenas energía? No se...lo único certero fue aquella discusión. Iba a quedarse conmigo a dormir después de mi llegada de Budapest, pero durante todo el día estuvo flojo, hostil, negativo, sin energías casi. Yo no podía más, tan solo quería cariño, abrazos, calor, sentirme refugiada tras esos brazos y discutí. Le dije que me estaba amargando la vida, que necesitaba que controlase sus oscilaciones anímicas y que si creía que no iba a poder, que se replantease el dejarme. ¡Déjame, déjame! le grité. Y eso fue lo que sucedió. Dos días más tarde rompió conmigo. Así, sin esperarlo, sin explicación.

-Y es que veréis, cuando una persona se encuentra mal consigo misma, no puede estar bien con las demás-

Desde entonces vengo arrastrando vaivenes anímicos, momentos de lucidez y momentos de llanto inconsolable. ¿ No íbamos a ser para toda la vida? puede que sea una visión infantil del amor, pero a pesar de que no creo en los infinitos, contigo hubiese hecho una excepción. 

Hoy buscando citas en la red, di con este fragmento:

" No sabía si dejarle ir. Le di muchas oportunidades. A mí me enseñaron a luchar por lo que quería y yo lo amaba y, según mi creencia, renunciar estaba prohibido. Creo que en el fondo me retiraba muy, muy lento; como para darle tiempo de que se arrepintiera del daño que me hacía. Sin mirar atrás, me fui poco a poco. Un paso y luego otro, todos pequeñitos, creyendo que en algún momento me alcanzaría para decirme que había recapacitado y lucharía por nuestra relación. Me pasó que, después de alejarme un poco, volteé a mirar al lugar donde se quedó y él ya se había ido"
- Le conté a un Colibrí, Denise Márquez.

Creo que perfectamente podría haberlo escrito yo, algo peor escrito por supuesto, pero bien la idea podría haber sido mía. Y es que básicamente, en esto se resume mi relación en estos cuatro últimos años. Yo tirando, tú soltando. Yo cansada y dispuesta a soltar, pero en el fondo esperando que me detuvieras. Eso nunca pasó. Siempre tuve la valentía de irme y la cobardía de volver cuando tú no eras capaz de hacerlo. ¡Qué nos ha pasado! ¿ Se nos rompió el amor? yo por mi parte te sigo amando. Sin embargo, no puedo ignorar que estoy dolida, que estoy harta de llorar y que has roto mi confianza. A la mínima de cambio te vienes abajo, te asustas y te retiras. Yo necesito y quiero una persona que esté conmigo en las duras y en las maduras, que se crezca ante la adversidad, que esté feliz de tenerme en su vida. Una persona a la que aporte y me aporte. Una persona con la que no tenga la necesidad de tenerme que ir y que si por un casual eso ocurriese, me detuviese a tiempo.

Te pasaré, te lloraré, me faltarás durante mucho tiempo, no sé si durante toda una vida. Has sido y eres una de esas personas que se clavan y se instalan ahí, bien adentro. Una persona especial, la primera con la que he podido destaparme, ser cien por cien yo. Sin disimular, sin pensar, sintiendo, simplemente sintiendo. Lo hubiera dado todo por ti, de hecho lo hice. No se si la vida te ha puesto en mi camino en forma de aprendizaje, pero me hubiese gustado que fueras eterno. Tú y yo, siempre, como antes. ¡Maldita sea! fuiste un puto flechazo. 
Fuiste, desde que te vi, fuiste.

lunes, 29 de abril de 2013

Agobio


Me agobio. Me agobio mucho...
Escribo una letra tras otra, intentando plasmar aquello que siento, a pesar de que ninguna de ellas me inspire. A medida que voy escribiendo, cada palabra me gusta menos que la anterior , y así sucesivamente. Tampoco me gusta y a la vez me frustra, la idea de pensarte un desconocido, eso sí, un desconocido muy sexy. Contigo comparto vida, cama y lo que haga falta.
Llevas siendo mi compañero más de un par de años, contigo he pasado tormentas y tempestades. Hemos tambaleado y en ocasiones ha costado mucho levantarse. También y merece la pena citar, he pasado los años más interesantes y felices de toda mi existencial y corta vida; entiende que por eso me preocupe.
Como bien dijiste, todo el mundo cambia, lo extraño es hacerlo en un abrir y cerrar de ojos. ¿ Siempre fuiste así? ¿ A caso insinúas que me he estado engañando todo este tiempo? podría ser, no lo descarto.
Me gustaría verme contigo, de hecho me veo, pero ¿ quizás en un futuro? de nuevo, espero...
¡Eres tan...interesante!

sábado, 16 de marzo de 2013

Tú no tienes de eso


Y te permites el lujo de hablarme de moralidad, tú que simulas ser ángel encarnando el papel de un diablo. Tú que vendiste a tu familia por un puñado de dinero, ¡víbora sin escrúpulos!…no, no te lo permito. Ni siquiera deberías pronunciar esa palabra, moralidad, de la que por cierto careces, y desde hace mucho tiempo. Contigo los científicos descubrirían una nueva categoría que añadir al puñado de enfermedades mentales; “la lourdopatía”: trastorno mental severo caracterizado por una gran habilidad para la mentira,  alta capacidad creativa e inventiva de vida propia, manipulación en alto standing y trastorno de personalidad múltiple y habilidad para escupir veneno” si se encuentran con una sujeto así, HUYAN.
Al parecer, no querida mía, es un problema conceptual. Tú que eres tan experimentada y tan lista, tú que tienes carrera en Harvard, pero de trapichería,¿ no conoces la palabra moral? La moral conlleva tener una serie de valores sociales, y tú el único valor que tienes es el de tus propiedades monetarias y terrenales. Muy rica económicamente, pero muy poco en espíritu. Un valor que nos inculcan desde pequeños, y que estaría bien que conocieses, es el amor y el respeto hacia la familia, familia a la que TÚ y solamente TÚ, te has encargado de romper y fraccionar. Seguro que ha tenido que ser muy difícil para ti ser simplemente la sombra de alguien superior, y a la que ESCUCHAME BIEN, nunca alcanzarás, porque eres mala…muy mala.
Está claro que me equivoqué. Que duermes a pierna suelta cada noche; ¡Fallo mío! Se trata de una tendencia mía a buscar humanidad en personas que ni han tenido el placer de conocerla. Ahora, y si bien me permites un consejo: Tomar tanta valeriana para calmar los nervios y los remordimientos es mala, te agua la sangre ¿y no queremos que le ocurra nada malo, verdad? ;) Y con esto y un bizcocho, me despido hasta las 8

lunes, 11 de marzo de 2013

Aprovecha la oportunidad.


Hemos llegado a un punto de inflexión en nuestras vidas, nada es del todo cierto, demasiado efímero, tanto como tus promesas. Sabes que por ti haría lo que fuera; solo tendrías que pedirlo. Tú crees que exagero, que estoy medio loca, y yo contesto que sí, demasiado loca por ti. Sabes que hacer para calmarme, recitar las palabras mágicas y hacer que todo lo malo desaparezca, pero ¿sabes qué? Ya no tienen ningún peso, ningún poder sobre mí. Se debilitan tanto como tu imagen impoluta. Siento que no aguanto una herida más, que es demasiado el peso que sostengo, nunca me gustó sufrir y menos de forma gratuita. De manera que te propongo algo, NO MÁS MENTIRAS, no más promesas imposibles de cumplir. No utilices escusas banales, ambos sabemos que no se trata de un problema de comunicación, siempre has tenido claro aquello que me causaba placer y aquello que me hacía sufrir. Para todo existen límites, y tú los has propasado y además de forma violenta. Deja el egoísmo, deja la hipocresía y comienza a reformularte el concepto de pareja, que al parecer lo tienes distorsionado. Amar es desear, echar de menos, sufrir en momentos de adversidad y disfrutar a la vez. Amar es labrar un bien común, es cuidar la planta, saber regarla y protegerla de cualquier tempestad. Protegerla del descuido, inadvertencia, olvido, despiste o distracción. Espero y que tengas mis palabras muy en cuenta, porque no las volveré a repetir. Suena a ultimátum, es un ultimátum. Te amo, aprovecha la oportunidad.

Please.


La atmósfera ya no es fiable; mil promesas, ninguna intención.
 ¿Qué soy para ti? Ahora estás a tiempo de decirlo, espero y de corazón.
 Siempre alegas que tengo razón, pero hacen falta más de un par de horas, para llegar a la puta conclusión. Horas circulares, horas banales llenas de sinrazón. Deja el “ no sé” adopta un sí o un no.

miércoles, 6 de marzo de 2013

Emotions

Eres como el destino, nunca puedes escogerlo. No escogí enamorarme de ti como tampoco escojo cada día mantener la mente en blanco, y que poco a poco tu imagen vaya invadiéndome impregnada en cálidos colores. Estás clavado en mí, y eso amigo mío, es lo único certero. Contigo puedo darme el lujo de ser yo misma, natural y fresca cual brisa de mayo, y no hay nada mejor que ser una misma en todo momento. Es curioso, tú tienes la capacidad de devolverme a la vida en dos estados distintos y hacerme pasar de uno a otro en décimas de segundo. Tienes la habilidad de hacerme llorar, de hundirme y sí tu quisieras ser el único capaz de consolarme. Me tienes atada por manos. Y es que... ¿quién no es cobarde por amor? Si contigo aprendí que hay más y mejores emociones. Descubrí que mi vida cambió radicalmente desde que te conocí, y te ganaste un hueco ahí…donde todo es tan hermoso y a la vez duele tanto; a que ya no era una, sino dos. No se puede decir que me haya aburrido desde entonces, cada vez brotan más y más diversas sensaciones, algunas con connotaciones más positivas que otras, eso sí. He vivido con alegría, certeza, a la vez miedo, inseguridad, estabilidad de nuevo, vamos, una montaña rusa. Episodios malos, episodios realmente buenos. Quiero tenerte conmigo, quiero sostenerte ente mis brazos y trasmitirte todo lo que significas para mí. Te quiero porque me aceptas con mis más y menos, porque sacas mi lado bueno, tierno y cariñoso, porque sacas mi yo más sensible y más inocente. Porque te equivocas mil veces, y te esfuerzas mil y una. Por cómo me miras y me comes con los ojos, luego lo llevas a la práctica y sabe mucho mejor. Te quiero por diversas razones, te odio a veces y siento que no aguanto una herida más, y entonces remerges de donde sea que te encuentres meditando y me haces ver que no quiero una vida si no es contigo. Claro que vivir todos podemos, pasar página y vivir trescientos romances cada uno diferente, pero yo no me planteo poner mi mente en blanco y que no aparezcas, no me planteo no tener un “buenos días churri o amor” por las mañanas, ni desprenderme de tu olor, ni de tus besos profundos, porque No puedo evitar, ponerme a temblar….cuando digo tu nombre. Vivir…vivir…toda una vida contigo.

viernes, 1 de febrero de 2013

El orgasmo.

Como puede que algunos sepáis soy alumna de primer año en psicología- En una de estas tardes que te ves obligada a estudiar y en las que no puedes eludir ya por un día más tus obligaciones; miras tu gran e imponente manual y decides ponerte a estudiar. Pagina 469 y ¡ Bingo! encuentro una entrada interesantísima sobre el ciclo de respuesta sexual y el orgasmo. No lo pienso por un segundo y me pongo a leer con mis ojos abiertos como tanques. El manual nos habla sobre un experimento que se realizó en 1996  y que consistía ( con la ayuda de 382 mujeres y 312 hombres ) en personas capaces y dispuestas a manifestar su excitación y su orgasmo mientras los observaban en un laboratorio. 
El ciclo de respuesta sexual : Se identificaron cuatro etapas muy similares entre hombres y mujeres.
1) Fase de excitación inicial : Corresponde con la etapa en la que la sangre comienza a fuir hacia las zonas genitales ; en el caso del hombre, consigue alcanzar una erección de tipo parcial , y en la mujer, el clítoris comienza a hincharse mientras que los labios que recubren la vagina se abren . La vagina también se dilata y se lubrica, mientras que los pechos y los pezones pueden aumentar de tamaño. 
2) Fase de meseta: Le excitación llega al punto álgido , al compás que la respiración , el pulso y la presión arterial se disparan. El pene alcanza la erección máxima y segrega un fluido , que con frecuencia posee la cantidad suficiente de espermatozoides para hacer posible la fecundación. La secreción vaginal va aumentando , el clítoris se retrae  y el orgasmo es inminente.
Los experimentadores fueron observando contracciones en todos los lugares del cuerpo, no solo en la zona genital, cuando se producía el orgasmo.

¿ Qué es el orgasmo? 
El orgasmo o climax es el momento máximo de placer sexual. Podemos distinguir diferentes tipos de orgasmos femeninos, aunque yo únicamente les haré una pequeña referencia de aquellos que a mi parecer, son más interesantes.

* Orgasmos producidos por la excitación de los pechos y pezones :  Los pechos son una zona muy sensible en la mujer ; siendo una fuente infinita de placer. Éstos pueden estimularse mediante movimientos circulares en torno al pezón, o simplemente masajeándolos .
* Orgasmos múltiples.
* orgasmos extendidos, con duración variable, desde pocos minutos hacia varias horas,
* orgasmos secos en el caso de los hombres en los que no se llega a producir la eyaculación.

Después del orgasmo , el cuerpo va retornando hacia su estado normal de no excitación. Durante esta fase de resolución, el hombre entra en un periodo refractario , que puede oscilar desde unos pocos minutos, hasta incluso un día o más; en ese lapso es incapaz de tener otro orgasmo. Sin embargo, el periodo refractario de la mujer no es muy largo. 
Hace un tiempo, curiosamente viendo un programa en televisión, me encontré con una noticia un tanto reveladora.  Se informaba sobre un estudio realizado hace varias décadas y encauzado por una mujer valiente para su época. El estudio trataba sobre el orgasmo en la mujer y de un trastorno derivado, la anorgasmia. Según los resultados se vio como una mujer podría tener mayor o menor facilidad para llegar al climax, según la distancia que hubiese entre su clítoris y su vagina. Siempre y cuando esta distancia fuese mayor que la del músculo flexor hasta nuestra uña, se produciría este efecto ; mientras que a menor distancia, mayor facilidad.

Espero que les haya interesado tanto como me interesó a mi en su momento. Gracias.
Fuente de referencia :- libro Myers , 7 edición-